¿Cuanto nos cuesta una 4x4?

11.02.2020

En la tranquila tarde del domingo, un móvil policial recorría las calles de la zona sudoeste de Pergamino, cuando apareció un caballo suelto. Para evitar atropellarlo, la conductora debió esquivarlo con una maniobra que la llevó directo a una alcantarilla de la mano contraria. Al impactar de lleno contra esta, la camioneta volcó.

Debieron concurrir el SAME, los bomberos, otros móviles policiales y varios curiosos. En síntesis, las oficiales además de unos cuantos golpes se llevaron un susto inolvidable.

Pero, ¿Quién se hace cargo de dar vuelta el vehículo, acarrearlo a un taller y pagar el costo de su arreglo?

Si, adivinó. Nosotros con nuestros impuestos.

Una camioneta Toyota Hilux 4x4 de las que vemos a diario que utiliza la policía bonaerense cuesta, nos cuesta como barata un millón ochocientos mil pesos, precio de un modelo 2018. Un arreglo de chapa y pintura sencillo no baja de cincuenta mil pesos.

Al volante de estos rodados vemos a veces a oficiales muy jóvenes, que manejan por primera vez, que ante el mínimo inconveniente no saben cómo actuar.

No es la primera vez que se inutiliza o destruye un patrullero. Para darse una idea basta con salir a la calle y verlos, abollados, sin chapa patente, sin espejos retrovisores, o con poco combustible, que los obliga a estar detenidos en una esquina con su conductor, que en vez de tener una actitud vigilante, se encuentra obnubilado por su celular, y fresquitos, porque están con las ventanillas cerradas en pleno verano, por lo que interpreto sin haberme subido jamás a estas hermosas chatas, que el aire debe ser glorioso.

Otras veces hemos sabido de móviles estrellados contra un árbol, caídos en alcantarillas, dados vuelta o en un estado calamitoso como si fueran autitos chocadores.

Y siempre la misma historia, ellos rompen, nosotros pagamos. Pero no solo afecta al bolsillo, sabemos que los vehículos no alcanzan, que Pergamino es grande y los móviles pocos, si encima les aguarda una temporadita en el taller, los vecinos no tenemos la protección necesaria. La ecuación es más que fácil: menos autos, menos seguridad.

No todo el personal policial está capacitado para manejar una camioneta 4x4, es imprescindible que los que estén a bordo de estos rodados estén preparados, capacitados como corresponde y deben además cuidar su herramienta de trabajo, puesto que es un bien de todos y lo más importante sobre el asiento ponen sus vidas.

De los caballos sueltos, escribiremos la próxima.

Por: Adriana Manfredi