Con 30 años de vida el Conservatorio de Música afronta nuevos desafíos

06.01.2020

"Con las pequeñas necesidades por suerte nos vamos arreglando; la gran necesidad es tener un lugar propio", sostuvo Ezequiel Convers, quien desde agosto es el nuevo director de la institución. "Queremos que el Conservatorio sea un centro de referencia en la música y en la educación musical", indicó a LA OPINION.

"Por suerte en los últimos años los balances podemos decir que fueron positivos. La institución viene creciendo año a año gracias a las gestiones de los equipos anteriores, más que nada la de Marina Figueredo, quien ocupó varios años el cargo de directora", señaló a LA OPINION Ezequiel Convers, profesor de Piano, que desde agosto es el nuevo director del Conservatorio de Música Pergamino "Juan Carlos Paz".
"La institución fue creciendo en todo sentido. En cuanto a número de profesores y alumnos, y de distintos proyectos.
"Nosotros tomamos el recambio de este equipo directivo como para hacer un balance y ver cuáles son nuestra debilidades y cuáles nuestras fortalezas", sostuvo el flamante titular que está acompañado por Javier González como vicedirector, mientras que Lelis Pagani continua como secretaria y David Gloriani ocupa la jefatura de área.
"En 2019 se llevaron a cabo muchos proyectos, sobre todo grupales, que es lo que queremos potenciar. Entendemos que los nuevos paradigmas en los nuevos desafíos de la educación van a estar relacionados al aprendizaje grupal y más en la música", indicó.
En este punto, el profesor que ejerce en la cátedra de Piano desde 2005, aseguró que "se han ido formando dentro del Conservatorio distintas agrupaciones instrumentales que se han consolidado, que exceden a las materias que los chicos cursan. Esto es lo que queremos potenciar. Esto, en 2019 trajo buenos resultados. Vemos que los chicos aprenden mejor, de una forma más agradable, en conjunto. Más allá de su práctica instrumental en la que el alumno está solo con su instrumento, pueda volcar y compartir esos conocimientos en una agrupación".
El director se refirió a la Orquesta Típica "El Desbande", el ensamble de guitarras "Los Taitas" y otras agrupaciones en formación. "Hay una orquesta que es de música clásica aunque también hace música popular. Este año se formó una orquesta de jazz, principalmente de saxos, después se incorporó percusión y contrabajo. Y proyectamos, para tener cubiertos los lenguajes musicales más importantes, una formación dedicada al folklore. También tenemos un coro de voces. Con esto queremos que el Conservatorio sea un centro de referencia en la música y en la educación musical", agregó.
También destacó "que se han ido instalando en la sociedad lo que es el Encuentro de Música Popular, el seminario de Música Contemporánea, el Desayuno Filosófico. Si bien el año pasado salimos mucho a la calle, la idea es salir un poco más. Creo que eso también va a ayudar a crear esta conciencia de tener un edificio propio".

Musicografía Braille
Convers, que en 2013 comenzó a formar parte del equipo directivo como jefe de área de la parte pedagógica, destacó también como positivo en 2019 la implementación de Musicografía Braille.
"Hace varios años que concurren al Conservatorio chicos no videntes. Teníamos dos y el año pasado se sumó uno más. Ellos hasta ahora cursaban instrumento y lo hacían de memoria -precisó-. A partir de una capacitación en Junín, se nos abrió una puerta muy importante porque podemos plasmar en papel lo mismo que tiene cualquier alumno. Así que es un gran desafío en inclusión para este año que estos chicos puedan participar en las otras clases y puedan acreditar otras materias, y a lo mejor dentro de unos años ser titulados. También en 2019 firmamos con la Unnoba un convenio para utilizar su impresora braille".

Docentes y alumnos
Refiriéndose al cuerpo docente, el director destacó que "es una de las fortalezas" de la institución. "Tenemos un gran grupo de docentes titulados que viene de Rosario, que son profesores de algunos instrumentos que no conseguíamos en Pergamino y la zona como violín, violoncelo y contrabajo".
Este capital humano tiene como particularidad que muchos de los docentes que hoy ejercen se han formado en la misma institución. "Por eso hay un vínculo que va más allá de lo laboral", sostuvo.
Con respecto a la matrícula de alumnos Convers precisó que alrededor de 600 chicos concurrieron a la institución el año pasado. "Un gran porcentaje son de pueblos y ciudades de la región ya que somos la única oferta en la zona", aclaró.
En este punto, el nuevo director acentuó que "el Conservatorio está instalado en la sociedad" porque las inscripciones cubren todos los cupos. "Lamentablemente no podemos tomar más gente por la falta de lugar físico. De todas maneras para este año estamos implementando algunas variantes. Por ejemplo, para algunos instrumentos seguimos inscribiendo, como trombón, violoncelo, contrabajo, flauta traversa y clarinete".

Esperando la casa propia
La falta de un edificio propio sigue siendo el gran problema de la institución terciaria de formación docente inaugurada el 22 de mayo de 1989. El Conservatorio, que depende de Educación Artística de la Provincia de Buenos Aires, ocupó durante sus 30 años, el Centro Educativo Complementario "Mi Casa", en Florida 1056; la Escuela Primaria Nº 6, avenida Rocha y Zeballos; una casa ubicada en Estrada 949; un edificio situado en Moreno 726; el edificio ubicado en 11 de Septiembre 844 y actualmente la vivienda situada en 11 de Septiembre 412. "En todas las actividades que hicimos en el marco de los 30 años, tratamos de concientizar a la gente para que eso se replique en las personas que gestionan estas cosas", indicó Convers, al tiempo que confesó que "hay algunos rumores que el Municipio podría hacer algo, pero concreto al día de hoy no hay nada. El no tener un lugar propio hace que no podamos proyectarnos, no podemos expandirnos porque nos es nuestro".

Otras necesidades
"El año pasado el Municipio nos ayudó mucho, y a través del Fondo Educativo recibimos bastante instrumentos. Pero siempre son necesarios instrumentos de usos cotidianos, que son los más chicos, como así también cuerdas de guitarra, transformadores para los teclados. Esto lo solventamos un poco con la Cooperadora o con lo recaudado de alguna actividad que organizamos", indicó.
Otra de las necesidades de la institución es hacerle algunas mejoras al edificio que tiene algunos deterioros. "Queremos conseguir un poco de pintura a través de la Cooperadora y otra parte que nos ayuda el Consejo Escolar, pero chocamos con el problema de que las autoridades no quieren invertir mucho en un lugar que no es propio. Con las pequeñas necesidades por suerte nos vamos arreglando; la gran necesidad es tener un lugar propio, aunque sea un terreno, algo en que uno pueda proyectar", concluyó.