Maniataron a un matrimonio de productores agropecuarios y les robaron ahorros y la camioneta

19.02.2020

Un trío de delincuentes fuertemente armados irrumpieron en una morada del paraje Fermín Ortíz Basualdo y tras maniatar a los tres moradores los despojaron de los ahorros en pesos y dólares y tras permanecer un largo tiempo escaparon en la camioneta del productor agropecuario de 72 años de edad.

El sábado a la madrugada una banda de delincuentes asaltaron a los tres moradores de una casa ubicada en un campo de la zona rural de Fermín Ortíz Basualdo.

Un matrimonio de adultos mayores y un empleado, que realiza tareas rurales, han sido las víctimas de este episodio delictivo que se convierte en un nuevo golpe a la zona rural.

Aparentemente el sábado a la madrugada irrumpieron tres sujetos armados a la morada del productor agropecuario de 72 años; donde también se encontraban su esposa de 67 y un empleado de 52.

Los ladrones intimidaron a las víctimas y las mantuvieron reducidas al mismo tiempo que les exigieron las pertenencias de valor.

Estos delincuentes maniataron a las tres víctimas y recorrieron todas las instalaciones de la morada en busca de dinero que atesorarían en la propiedad y pertenencias de valor.

Así fue como los despojaron de más de 300 mil pesos que atesoraban en la finca y teléfonos celulares de los moradores.

Luego de permanecer un tiempo prolongado recorriendo toda la finca y exigiendo las pertenencias de valor a las víctimas escaparon del lugar a bordo de la camioneta Chevrolet S10 doble cabina gris del productor agropecuario.

La causa se instruye en la Fiscalía 3 del fiscal Nelson Mastorchio por las graves figuras penales de robo calificado por ser con armas; en poblado; en banda y privación ilegítima de la libertad (PIL).

La pesquisa policial para esa fiscalía especializada en los delitos en campos está a cargo de los uniformados del Comando de Patrulla Rural.

En este sentido, el jefe de la Superintendencia de Seguridad Rural, comisario general Ariel Gallardo ha dado directivas para lograr este episodio que se suma a otro ocurrido recientemente en la zona de Rancagua.

Ambos episodios guardan estrechas similitudes y eso lleva a sospechar a los investigadores que se trataría de los mismos autores.

La forma de irrumpir en las moradas; intimidar con armas a los moradores; maniatarlos; revisar las instalaciones durante largo tiempo y luego escapar a bordo del vehículo particular de las víctimas son las características que se repiten en los dos casos más resonantes de asaltos en la zona rural de nuestra jurisdicción.