Yasky alertó que la unidad del sindicalismo viene “lenta” porque hay temas irresueltos

06.01.2020

La CTA de los Trabajadores de Yasky meses atrás ratificó la intención de que sus gremios regresen a la CGT, iniciativa que debe contar con el aval de la central de la calle Azopardo y que se percibe complicada de que pueda prosperar.

Buenos Aires, (NA) - El secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, remarcó ayer que "la unidad del movimiento obrero viene lenta porque la CGT tiene un debate irresuelto" entre sus distintos sectores.

"La famosa discusión sobre el perfil de la CGT en esta nueva etapa no está cerrada. Hay una serie de dirigentes sindicales que tratan de mantener un status quo porque cuidan el quiosquito, la quintita, pero creo que a la larga se va a imponer la necesidad de construir la unidad", evaluó el dirigente del gremio de docentes de Ctera.

Unidad en la acción

Yasky se viene mostrando cerca de los sectores más "combativos" de la CGT, como los Camioneros de Hugo Moyano y la Corriente Federal que lidera el bancario Sergio Palazzo, con quienes mantuvo una "unidad en la acción" durante el gobierno de Mauricio Macri, que se vio reflejada en varias marchas y paros que compartieron durante esos años.

En cambio, lo separan fuertes diferencias con los sectores más "dialoguistas" de la CGT que se mantuvieron dentro de la conducción, como los "gordos" de los grandes gremios y los "independientes", a quienes aludió como dirigentes que buscan "mantener su quintita".

En ese contexto, la CTA de los Trabajadores de Yasky meses atrás ratificó la intención de que sus gremios regresen a la CGT, iniciativa que debe contar con el aval de la central de la calle Azopardo y que se percibe complicada de que pueda prosperar debido a la resistencia que genera dentro de varios dirigentes cegetistas de gran peso.

Aumentos

Por otro lado, en declaraciones a El Destape Radio, Yasky analizó el aumento de 4.000 pesos en dos cuotas decretado por el Gobierno para trabajadores privados y que se replicará en los estatales.

"El anuncio marcó un cambio de época respecto de lo que vivimos durante el Gobierno macrista. Es un Estado que trata de generar políticas públicas para hacer lo inverso a lo que buscaba Mauricio Macri, que era bajar el costo laboral a través de una serie de medidas que nos llevaron a los trabajadores a la ruina, con una pérdida salarial promedio del 20%", sostuvo el también diputado del Frente de Todos.

Y agregó: "La voluntad que expresa el Gobierno va a contrapelo de esa política y trata de inyectar una serie de recursos para que la economía vuelva a funcionar. Se tomó la decisión de ir por una cifra que todo el mundo se comprometa a pagar, porque si se ponía una cifra más alta y se ponían una serie de excepcionalidades esto iba a terminar un fiasco como los famosos bonos de fin de año, que al final no cobraba nadie".